Las redes sociales adquieren cada vez más importancia en los planes de Marketing y de Comunicación de cualquier empresa pero, cuando esta es digital, la presencia en ellas se vuelve imprescindible. La convivencia entre el social media y el eCommerce, sin embargo, tiene sus dificultades porque mientras aquel es un canal de comunicación, el otro es de venta. Esta diferencia es la que, curiosamente, supone la mayor fortaleza en la relación entre ambos.

 El social media, que comprende, además de las redes sociales, los blogs, los microblogs, los foros, etcétera, tiene como esencia la relación entre personas o de estas con las marcas, aunque, en el fondo, también sean humanos los que estén detrás. De ahí lo de “humanizar” las empresas. El eCommerce, por su parte, es venta en estado puro. Cuando los fines son tan distintos, ¿cómo es posible conjugarlos?

Pues no solo es posible, sino que, además, es necesario para el desarrollo del negocio. Hasta que en 2015 tanto Facebook como Twitter habiliten sus respectivos botones de compra, el social media no vende pero sí atrae tráfico al comercio online, es decir, son los propios compradores los que van hacia la web, en vez de ser la empresa la que va tras ellos. Para conseguirlo, un blog con contenidos de calidad y no marcadamente publicitarios, que puedan resultar de interés para el lector, unido al poder de difusión de las redes sociales, se convierte en una gran herramienta para el eCommerce, sobre todo, en un mundo donde la competencia es cada vez mayor y la diferencia entre productos, menor.

En este sentido, un informe de este año destacaba que “el 23% de los consumidores afirma que compró por primera vez algún producto en base a la actividad social de los retailers, motivado por los recursos que la marca utilizó para desarrollar su presencia social (30%)”.

Los frutos de una buena gestión del social media se empezarán a ver a medio y largo plazo. Sin duda, supone un esfuerzo para el pequeño comercio electrónico pero los resultados son evidentes. Cuanto más visible sea el eCommerce, mejoran de forma exponencial las posibilidades de conseguir más clientes, donde también se dan unas pautas para conseguirlos. Hay que tener en cuenta que, aunque el objetivo de estar en las redes sea la Comunicación y no la venta, al final, será esta la consecuencia.

Otro de los efectos de apostar por el social media es el posicionamiento en los buscadores, sobre todo en Google, que es el más utilizado con diferencia. Cuando un consumidor desea encontrar algún producto, lo primero que suele hacer es buscarlo en la web. Los comercios que aparecen en los primeros lugares en los resultados son los que suelen llevarse al cliente y tanto las redes como los blogs, ayudan a escalar posiciones porque, cada vez más, los buscadores premian los contenidos frente a la publicidad, a menos que el eCommerce desee invertir en esta: una cosa no quita la otra. A la optimización por contenidos, se le llama SEO (Search Engine Optimization) y la de pago SEM (Search Engine Marketing).

Como se aprecia, las ventajas de apostar por el social media para el comercio online son múltiples. Sin embargo, requieren de una planificación para evitar caer, entre otros, en los errores que señalan en agenciasdecomunicacion.org. Pero, entonces, ¿de qué hablar en el blog? ¿Con qué tono y periodicidad hay que publicar? ¿En qué redes sociales es importante estar y con qué frecuencia?

Para ello, la empresa, tenga el tamaño que tenga, ha de investigar qué hacen, cómo lo hacen y dónde están dos grupos que le atañen: su competencia y sus clientes. El social media, nuevamente, es el lugar perfecto para averiguarlo. Eso le dará pistas para decidir cuáles son las redes en las que debe estar.

Respecto al blog, la pyme se tiene que situar como experta en el sector en el que se ubica. Eso supone que debe dominar los contenidos. Un eCommerce textil, por ejemplo, podría escribir sobre moda, tendencias, diferencias entre los tejidos, calidad, sector, etc., pero sería absurdo que explicara cómo se fabrican los motores de un avión.

El tono a utilizar tanto en las redes como en el blog tiene que estar en sintonía con la imagen de la empresa. Si se dirige a un público joven, un lenguaje desenfadado es mejor que uno formal. Por lo tanto, tiene que ser igual al que se usa en el trato con los públicos que pueda tener el negocio: clientes, proveedores, distribuidores,… Y la periodicidad la señala tanto el ritmo de publicación de la competencia como los objetivos que se tengan; un mayor número de artículos de calidad a la semana supondrá un más rápido posicionamiento.

El social media y el eCommerce, en definitiva y con más razón que en el caso de los comercios físicos, forman una pareja indisoluble, siempre y cuando exista detrás una estrategia bien planificada de Marketing y de Comunicación. A pesar de sus a priori diferentes objetivos, ambos se complementan perfectamente para conseguir el éxito de la empresa.

Lo más leído de nuestro Blog