Como en otras ocasiones lo he mencionado, trabajar a distancia tiene grandes retos, claro que es divertido y emocionante pero cuando se trata de trabajo en equipo, depender de los resultados de terceros y cumplir con los tiempos pueden existir momentos de duda e incertidumbre que te harán pensar que es mejor renunciar a esa libertad, trabajar para una empresa estable y evitarte estos problemas que parecen que no tienen solución. Pero, quiero decirte que todo freelancer pasa por esa etapa, mal momento y cuando se soluciona la satisfacción es tan grande que no te darás por vencido.

Diariamente trabajo con un equipo a distancia para organizar un curso o un proyecto. He tenido la mala experiencia de que ningún medio de comunicación parece suficiente, que no importa las herramientas de gestión que utilice, siento que las cosas no avanzan, que simplemente no hay resultados y que no logro terminar todo a tiempo porque cada persona, en cada país, cultura y horario es tan diferente que necesito tener una capacidad mayor para comprender todas esas diferencias y factores que varian para obtener los resultados que necesito. Aún así las cosas toman su rumbo, con el tiempo voy aprendiendo del proceso.

Cuestión de actitud, fortaleza y experiencia

Sí, el trabajo a distancia requiere actitud, fortaleza y experiencia. Con la Internet las oportunidades de trabajar con un equipo multi cultural es grande. Pero, también en esa experiencia encontrarás grandes obstáculos que debes superar y manejar para sentirte cada vez más preparado para gestionar proyectos cada vez más grandes y complejos.

  • Enfoca tu energía en los resultados: Cuando las cosas no están saliendo como deseamos, nuestras reacciones dependerán de nuestra capacidad para enfrentar la presión y los problemas. Por ello, debes canalizar tu energía a buscar resultados y no a pensar en justificaciones o excusas.

  • No hagas caso de los pensamiento negativos: No dejes que las ideas de fracaso, cansancio o frustración se apodere de tí cuando las cosa no marchan bien. Procura tomar un tiempo, deja el trabajo, toma aire y piensa en los momentos en donde las cosas funcionan y los logros que has tenido en otras ocasiones. Es una forma de controlar el pánico y no caer en fatalismo.

  • Busca soluciones no problemas: Debes ejercitar la búsqueda de soluciones en lugar de enfocarte en el problema. Si un proyecto no ha salido a tiempo, piensa en quién más puede apoyarte para sacar adelante el proyecto. Si la fecha de entrega es mañana y aún no has terminado el diseño, comunicate con tu cliente, dile el porcentaje de tu proceso y pide más tiempo.

  • Comunícate, insiste y vuelve a tratar: Si tu resultado depende del trabajo de otros, no te quedes sentado esperando a que suceda, comunícate, insiste y pregunta de ¿qué forma puedes ayudar para lograrlo? en ocasiones nuestro equipo de trabajo esta trabajando, pero no se sabe comunicar y quizás hasta necesita de tu ayuda para lograrlo.

  • Evalúa a tu equipo de trabajo: Para evaluar a tu equipo de trabajo, debes empezar evaluando tu propio trabajo, esfuerzo y actitud ante la búsqueda de resultados. Si luego de eso ves errores o que todo esta bien, procura mejorar, ganar experiencia y transmitir a tu equipo ese mensaje para que ellos también puedan evaluarse y dar lo mejor de sí mismos.

Aunque en ocasiones quieres darte por vencido, debes pensar en las cosas que has construido, en el valor que requiere independizarse y trabajar duro para tener esa libertad. Piensa en la experiencia que adquieres en esos momento difíciles en donde parece que nadie te apoya, aprende de esos momentos que no son más que el proceso que te convierte en un freelancer, empresario, emprendedor y dueño de su tiempo, trabajo y dinero. Animo, no te rindas, todo saldrá bien y aprenderás de ello.

Lo más leído de nuestro Blog