Los errores que se comenten al principio de una implementación de un CRM se hacen sentir en todo el ciclo de vida del sistema – y si no hacemos una corrección del curso rápidamente es probable que toda la inversión no tenga sentido.
Muchas de las víctimas del “fracaso del CRM” se han debido a los errores cometidos desde muy temprano en el proceso. Evitarlos es un paso importante hacia la implementación. Pero eso no es fácil – a menos que seamos conscientes de los problemas por adelantado.

1. El ser deshonesto con lo que no funciona

A nadie le gusta encontrar problemas en la forma en que funciona su empresa. Sin embargo, los cambios a su solución de CRM, o la decisión de implementar un CRM en primer lugar, no se producen porque todo está funcionando bien. Hay problemas con el negocio que necesitan ser resueltos, y nombrar los problemas es el primer paso hacia el éxito.

Descubrir de forma temprana aquellos procesos que no funcionan evita que la elección de la tecnología y la modificación de los procesos que siguen se basen en suposiciones falsas y no resuelvan los problemas subyacentes.

La honestidad en el inicio del proyecto es fundamental. Si su equipo no es capaz de manejar esto, o si el proceso hace que la tensión interna lleve a esconder lo que no funciona, entonces es recomendable buscar a un tercero que pueda ayudarle a encontrar aquello que no funciona.

2. Implementar rápidamente un solución tecnológica.

Un CRM es a menudo descripto como "una tecnología", lo que deja a una gran parte de la definición fuera de juego. Un CRM es realmente una disciplina que involucra personas, procesos y tecnología – y en ese orden.

En primer lugar, debe evaluar cómo funciona su negocio – los procesos, y cómo la gente los usa – y luego buscar un software que ayuda a arreglar lo que no funciona y mejorar lo que se puede optimizar.

En el caso de las pequeñas empresas, el examen de su gente y los procesos pueden dar lugar a correcciones que permitan resolver sus problemas urgentes sin la necesidad de invertir en la tecnología de CRM. En cualquier caso, ir primero a la tecnología significa que corremos el riesgo de no contar el criterio adecuado para elegir el software adecuado y correr el riesgo de seleccionar un CRM que no resuelva los problemas de su negocio.

3. No definir e implementar los cambios en el proceso.

Al momento de analizar el negocio, seguramente hayan surgido cambios a implementar en el proceso. No implementar los cambios en los procesos antes de embarcarse a implementar un CRM puede ser un riesgo para todo el proyecto.

Debemos ser extremadamente cuidadosos de resolver los problemas antes de implementar la tecnología, caso contrario corremos el riesgo de implementar un CRM que no cumpla con las mejoras esperadas o peor aun que luego de re definir los procesos el mismo sea obsoleto.

Si los procesos no pueden lograr los objetivos y mejoras esperadas ¿por qué molestarnos en implementar un CRM en primer lugar?

 

 

Lo más leído de nuestro Blog