El social commerce se define como la rama del comercio electrónico que involucra la identidad 2.0 del comprador a través del uso de medios sociales para impulsar los procesos de compra/venta online con la intención de generar nuevas posibilidades de negocios a través de la personalización.

Con la explosión de las redes sociales y el creciente uso de estos espacios por parte de los consumidores para interactuar con las marcas, el comercio social ha registrado un incremento importante en los últimos años.

Incluso se estima que durante los próximos años el social commerce tendrá un crecimiento del 16%, superando a otras actividades recurrentes en línea como la descarga de contenidos en redes sociales hasta por un 22%.

De esta manera, para las marcas será vital prestar atención a esta rama del comercio electrónico para sacar el máximo provecho de la misma.

Estas son las cinco tendencias claves que habrá que tener en cuenta para enfrentar los retos que el social commerce impondrá:

1.-Las empresas buscarán convertir el compromiso en ventas.

Si bien las redes sociales ya son vistas como una parte fundamental en el proceso de venta online, durante el siguiente año esta idea se consolidará con lo que las marcas buscarán traducir el compromiso de los seguidores en ventas a través de la implementación de tiendas online en sus diferentes perfiles en redes sociales para hacer el proceso de compra más sencillo.

Esto abrirá nuevas oportunidades para ofrecer promociones, productos y ofertas aún más personalizadas que favorezcan los intereses de las marcas, así como solucionen las necesidades básicas de los consumidores de forma más inmediata y eficaz.

2.-Los dispositivos móviles, grandes aliados en el social commerce

El incremento en el uso de dispositivos móviles en conjunto con cada vez más funciones sociales que estas terminales ofrecen, provocará que estos aparatos se conviertan en piezas fundamentales del social commerce con lo que las marcas podrán conocer mejor a sus consumidores y ofrecer contenidos que satisfagan sus necesidades a través de herramientas de geolocalización, NFC y funciones sociales para hacer el proceso de compra más inmediato.

3.-Crecerá el protagonismo del consumidor

La opinión, recomendaciones y percepciones del consumidor seguirán tomando fuerza durante el siguiente año, por lo que en el ámbito del social commerce dejarán de ser simples compradores para ser parte activa de la construcción y desarrollo de una tienda online.

De tal forma, cada cliente buscará crear su “tienda en línea ideal” para obtener una experiencia de compra única, misma que las marcas tendrán que ofrecer para mejorar sus estrategias.

4.-Pinterest será pieza clave

El gran alcance que la red social de los tablones tiene, la influencia que implica en las decisiones de compra, las posibilidades de hipersegmentar el contenido y la interacción entre consumidores que propone, harán de Pinterest una pieza fundamental en el social commerce impulsando todavía más la relevancia que en este ámbito ya tiene.

5.-Mayor preocupación por estrategias integradas

El comportamiento de los “nuevos consumidores” ha dado pie al surgimiento de una nueva tendencia en donde lo importarte ya no es en dónde compran, sino cómo realizan la compra.

Así las marcas tendrán que preocuparse por generar estrategias más integradas para ofrecer procesos de compra multicanal, multiplataforma, atemporales y más sociales para mejorar la experiencia de los consumidores.

Lo más leído de nuestro Blog